imagen

imagen

miércoles, 26 de octubre de 2011

EL USO DE LOS AUDIFONOS...

Es muy común ver a muchos adolescentes portando diminutos audífonos escuchando su música favorita a toda hora. Pero de lo que no se dan cuenta, es que muchas veces el audio resuena a través del aparato y el volumen está tan alto, que otras personas también pueden escuchar la música.

El uso constante de audífonos con un sonido muy fuerte podría traer consecuencias irreparables en un futuro, como la pérdida parcial o total de la audición.

Conozca las posibles consecuencias


“Nuestro oído capta el sonido, lo canaliza, atraviesa un pequeño mecanismo y llega al oído interno que es un órgano enroscado de manera similar a la caparazón de un caracol. Este órgano se llama la cóclea. Dentro de la cóclea hay células ciliadas que son las que verdaderamente nos permiten oír; son responsables de hacer que el sonido suba hasta el cerebro donde éste lo registra y esto nos permite, por ejemplo, comprender lo que la gente dice, o nos permite escuchar y apreciar la música”, explica el especialista en audición Brian Fligor. Según el experto, la sobreestimulación de estas células ciliadas con sonidos muy fuertes durante demasiado tiempo y demasiadas veces, causa que éstas se ladeen. Si esto sucede demasiadas veces, las células morirán y dejarán de contribuir al proceso de audición.

Con la creciente popularidad de los reproductores MP3, millones de adultos y niños en todo el país encaran un nuevo riesgo de pérdida de audición debido al ruido. Usar audífonos a alto volumen o durante largo tiempo puede tener como resultado la pérdida permanente de la audición. Esta pérdida puede ocurrir gradualmente y sin dolor, y a veces no se puede detectar sino hasta que es demasiado tarde. Pero existen medidas de prevención para reducir las pérdidas auditivas en jóvenes que recién empiezan a usar reproductores de música portátiles y aparatos similares.

Pasos sencillos de prevención
Hay demasiado ruido si...
• Hay que levantar la voz para ser oído.
• Hay dificultad en entender a alguien que está a poca distancia.
• Experimenta dolor, silbido o zumbido en el oído luego de escuchar sonidos fuertes.
• La conversación suena amortiguada o apagada luego de escuchar el ruido.

Siga estas recomendaciones preventivas:
• Evite y limite los períodos de exposición al ruido.
• ¡Evite el ruido! No compre electrodomésticos, equipos ni juguetes ruidosos.
• No se ponga objetos en los oídos tales como los bastoncillos de algodón.
• ¡Baje el volumen de su aparato reproductor!
• Use protectores auditivos, como los tapones hechos especialmente con este propósito y las orejeras.

Pongamos atención a estas recomendaciones y evitemos perder algo tan valioso como es nuestro oido, a continaución un video interesante sobre el tema:


Fuente: http://www.youtube.com/watch?v=9S48UhbMI4g

Preescolar