imagen

imagen

martes, 13 de julio de 2010

MÁS INFORMACIÓN DEL MUNDIAL...


Vuvuzelas: El símbolo del Mundial de Sudáfrica fueron sus cornetas. Como lo había predicho Joseph Blatter, el presidente de la Fifa, este mundial tendría su sonido propio, que sonaría a África. Así fue. Todos los partidos estuvieron acompañados de esos pitidos de elefantes, también comparados con un intenso zumbido de abejas. El tema fue polémico y generó, incluso, protestas de las cadenas de TV y de varios jugadores y equipos.

El Jabulani: El balón oficial del torneo, fabricado por la empresa Adidas, ha sido centro de fuertes críticas. Varios porteros la compararon con pelotas de plástico o de playa por la facilidad para ser movido por el aire. Técnicos como Dunga y Maradona dijeron que era muy difícil dominarlo y desafiaron a los dirigentes de la Fifa ha patearlo. Algunos expertos aseguraron, incluso, que la poca cantidad de goles de tiro libre, también obede al comportamiento de la pelota. ¡Hasta la Nasa se metió en el tema!

Sillas vacías: fue evidente en todos los partidos que los estadios no se llenaron. Un tema, al menos, sorprendente. Los aficionados sudafricanos se quejaron de lo que para ellos era el exagerado valor de las entradas a los juegos. La Fifa aseguró que en Sudáfrica se rompió el récord de asistentes a las copas del mundo por su registro de 3,2 boletas vendidas.

Publicidad y cárcel: Uno de los hechos del Mundial fue el 'Minifaldagate' de 32 holandesas de supersexos trajes naranjas fueron detenidas por hacer publicidad camuflada para una marca cervecera (Bavaria) no oficial del torneo (la autorizada es Budweiser). Dos de ellas fueron a juicio. Al final la empresa y la Fifa llegaron a un acuerdo (secreto) con lo que se le levantaron cargos y las mujeres quedaron en libertad.

TV y audiencias: La audiencia acumulada de los 64 partidos de la Copa del Mundo se estimó en 26.000 millones de espectadores de todo el planeta, según informó la Fifa. Además, fue el primer Mundial en el que se filmaron los partidos en 3D y se ofreció señal en 11 idiomas para más de quinientos canales de 210 países.

El pulpo oráculo: Paul, el octópodo que vive en el Acuario de Oberhausen (Alemania), se robó el show mediático al 'pronosticar' sin fallas los resultados de la selección de Alemania en este Mundial. El procedimiento era simple: se le puso comida (preferiblemente ostras) en urnas marcadas con los nombres y las banderas de los equipos en disputa: de la que se alimenta primero es su escogida. Ya lo había hecho en la pasada Eurocopa del 2008, cuando solo fallo en la final ('predijo' que Alemania derrotaría a España). Esta vez no falló ni el vaticinio final entre España y Holanda.

Preescolar