imagen

imagen

martes, 13 de julio de 2010

SE TERMINÓ EL MUNDIAL...

Para aquellas personas que se interesaron por el FUTBOL, les comparto un artículo que encontré de Gabriel Meluk, enviado especial del Tiempo; donde hace un pequeño balance de este acontecimiento que por más de un mes emocionó a los aficionados y seguidores de este deporte:

Organización general: aprobada. Sudáfrica pasa la prueba y mayoritariamente los elogios que se le han dado son merecidos. Incluso, la dirigencia política y deportiva del país ya ha hablado, seriamente, de la posibilidad de presentar su candidatura para realizar unos Juegos Olímpicos. Sin embrago, no fue perfecta y tuvo lunares notorios.

Transporte: quizás fue este el mayor problema real de la organización mundialista, pues es realmente escaso. Es casi imposible tomar un taxi porque casi no los hay. Por lo general hay que pedirlos en los hoteles y las carreras son carísimas. No hay metro, apenas hay una línea de su versión de 'Transmilenio'

Trancones: Los accesos a los estadios fueron complicados. La logística y organización de parqueaderos fue caótica y en varios de los escenarios, como el principal Soccer City de Johannesburgo, tenía apenas dos vías reales de acceso lo que generó unos trancotes fenomenales.

Inseguridad: No era mentira: los altos índices de robos que ostenta Sudáfrica se comprobaron durante el mes de mundial. Los 'cacos' no solo encontraron en los periodistas su objetivo sino en los turistas e hinchas. El desempleo generado por la gran cantidad de inmigrantes hace que esto ocurra. Pasa en muchos lugares del mundo y en todas las grandes urbes.

Oficinas de prensa: En líneas generales suficientes y espaciosas. Dos de ellas muy pequeñas para el número de comunicadores que terminaron trabajando con sus portátiles en el piso. Las conexiones de red por cable funcionaron perfectamente. Las conexiones inalámbricas o por módem portátil en general fueron muy lentas. Dos lunares. No se tenía suficientes traductores de todos los idiomas entre los voluntarios y no existían una sucursal cambiaria (o bancaria) como suelen instalarse. Recibieron acreditación 3.000 periodistas de prensa escrita y de páginas digitales, 900 fotógrafos y 15.000 profesionales de radio y televisión.

Estadios: Los escenarios son de altísimo nivel, cómodos, y de alto grado de belleza arquitectónica. La mayor crítica que tuvieron fueron sus espacios de estación amiento y las vías de acceso. Ningún estadio de estos tiene nada que envidiar a los europeos. Existe el temor de que sean subutilizados a partir de hoy.



Las canchas
: las bajas temperaturas hicieron que para mantener su estado se cancelaran varios entrenamientos. El pasto se quemó en varios estadios (Soccer City y Ellis Park, por ejemplo) y en varios partidos se vio como se levantaban pedazos enteros de grama y salía expulsada gran cantidad de arena y tierra.

Beneficio país: El presidente sudafricano Jacob Zuma dijo que las inversiones realizadas por su país para hacer el Mundial se retribuyeron de inmediato. Según el mandatario, el Estado invirtió 4.000 millones de euros en estadios y que entre el primero de junio y el primero de julio hubo un aumento anual del 25 por ciento de visitantes extranjeros: 1'020.321 turistas contra 819.495 de hace un año. Y un estimativo del consumo que realizaron fue reflejado por los cálculos realizados por Visa: las compras realizadas con ese plástico sobrepasaron los 128 millones de dólares, lo que representó un incremento del 54 por ciento en el mismo período del 2009. .

Preescolar